a partir de conrad (1º parte)

Una lectura de "El corazón de las tinieblas" y “Una avanzada del progreso” de Joseph Conrad.

por Ezequiel Gatto

"En cierto modo pareció

irradiar una especie de luz sobre todas las cosas

y sobre mis pensamientos.

Fue algo bastante sombrío, digno de compasión…

nada extraordinario sin embargo… ni tampoco muy claro.

No, no muy claro.

Y sin embargo parecía arrojar una especie

de luz".

Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas, 1899


He visto horrores que tu has visto.

No tienes derecho a llamarme asesino.

Tienes derecho a matarme.

Tienes derecho a hacer eso.

Pero no tienes ningún derecho a juzgarme.

Es imposible que las palabras describan

lo que necesitan aquellos que no saben

lo que el horror significa.

Marlon Brando (Coronel Kurzt) en Apocalypse Now, 1979


. Umbral, o lo legible

El siglo XX es, entre otras cosas, el siglo de la lingüística. El siglo en que el lenguaje ha sido puesto en cuestión por el lenguaje. Debido a ello, es también el siglo en que la representación ya no puede ser autorreferente ni, tampoco, referir mecánicamente a otra cosa, a algo exterior a ella. Tal como dijo Spinoza alguna vez "el concepto de perro no ladra". Ese parece ser el piso epistemológico sobre el cual damos nuestros pasos. Abordar una obra literaria, entonces, no es una cuestión sencilla. Ella no produce un sentido cerrado, inmanente a la obra y que espera, solamente, ser develado por el lector. Tampoco es un puro efecto sintomático legible, unidireccionalmente, a partir de las condiciones que lo han posible. Siendo que, como alguna vez sentenció Jean-Paul Sartre, "si es cierto que Flaubert escribe como un pequeñoburgués no es cierto que todo pequeñoburgués escriba como Flaubert". Por lo tanto, existe en la obra literaria un elemento excesivo respecto a sus condiciones, un elemento irreductiblemente creativo, en tanto que el lenguaje no sólo nomina experiencias sino que constituye, simultáneamente, la experiencia de nominar.

En este sentido, la posición de lector se vuelve importante a la hora de pensar los dispositivos de lectura e interpretación de una obra literaria. Él, como dijera Barthes, ya no es el punto de llegada de la obra; a su vez, la obra no lo aguarda como quien espera a alguien para revelarle el secreto. El lector pareciera ser una suerte de nuevo punto de partida. No es, ya no más, ya no para la teoría, el lugar de la confluencia sino un lugar de diseminación. La operación hermenéutica ya no se pretende unívoca o universal, sino múltiple y singular.

Lo que sigue a continuación es, básicamente, lo que "El corazón de las tinieblas" y “Una avanzada del progreso” (en adelante, ECT y OOP, respectivamente) de Joseph Conrad me han hecho pensar. En el proceso de lectura he intentado no forzar a la obra a decir aquello que no dice. No porque -estrictamente hablando- diga algo, sino más bien en el sentido que he intentado pensar la obra a partir de la obra misma, como universo que configura una percepción específica y no como puro reflejo de una percepción social que le sería exterior. Sin embargo, compartiendo el pensamiento de Marx, nada es más social que lo individual. Nada individual pudiera existir si no existiera lo social en lo cual puede emerger una figura como el individuo. Por ello, esta lectura de ECT y OOP tiene una pretensión que pudiera aparecer como paradójica, y que tal vez lo sea: tomar la obra como el ejercicio perceptivo de un hombre pero cuyos elementos pueden sernos útiles para pensar las percepciones colectivas, en tanto que en esa tensión entre el carácter social del lenguaje y la unicidad, irrepetibilidad y singularidad de las experiencias individuales es, a mi entender, uno de los puntos centrales de la problemática (de la) subjetividad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal como dijo Spinoza alguna vez "el concepto de perro no ladra.
No, no dijó esto, es una leyenda.

gq dijo...

hola anónimo:
acá encontré algunos links donde se menciona el comentario de Spinoza: http://laberinto.uma.es/index.php?option=com_content&task=view&id=56&Itemid=9
http://www.usinaeducativa.com.ar/01-001/eid1.htm
http://www.sercorporal.com.ar/articulos/LAS%20TRISTES%20LOGICAS%20DE%20LOS%20CONSUMIDORES%20DE%20LO%20CORPORAL%20Y%20LAS%20ALEGRES%20LOGICAS%20PEDAGOGICAS.pdf
http://www.archivo-chileensuecia.se/docs/PatyM_2007r-Mater.pdf
http://www.webislam.com/?idt=245
http://www.topia.com.ar/libros/edipo.htm
aunque es cierto que no se cita el texto.
De todas maneras, me quedo con la potencia de la imagen propuesta, antes que con el dilema de su autoría.
saludos!